3 Consejos para conseguir una piel luminosa

El primer paso para conseguirlo es la limpieza facial: es completamente necesario tener una buena base de limpieza profunda para que la piel esté limpia de impurezas y toxinas, así como purificada, y para esto es recomendable utilizar limpiadores faciales específicos para cada tipo de piel y cumplir con la rutina tanto por la mañana como por la noche.

Otro de los pasos más importantes para tener un rostro luminoso y saludable (o quizá el más importante) es la exfoliación, es decir, la eliminación de las células muertas que se depositan en la superficie de la piel, ya que estas son las responsables de que la piel esté apagada, mate y sin vida.

Lo ideal es exfoliar la piel una o dos veces por semana, dependiendo del tipo de piel. Existen varios tipos de exfoliantes: físicos o, lo que es lo mismo, con gránulo; químicos, a base de ácidos, y enzimáticos.

Los exfoliantes químicos exfolian a base de ácidos, generalmente alfa hidróxidos, que limpian en profundidad y son capaces de reducir la apariencia de las finas líneas de expresión, las cicatrices de acné y las manchas, por lo que son ideales para pieles grasas y con hiperpigmentación o con marcas de acné. Este tipo de exfoliante conviene usarlo por la noche.

Finalmente, tenemos los exfoliantes enzimáticos: estos son los más suaves, ya que eliminan las células muertas por disgregación, sin la fricción de una exfoliación con gránulo, por lo que son ideales para las pieles más sensibles o reactivas, una de las enzimas más utilizadas en este tipo de producto es la de la papaya, que además tiene propiedades suavizantes e hidratantes.

Una vez aclarada la importancia de la limpieza y la exfoliación para tener una piel luminosa y radiante, encontramos una serie de productos complementarios que también son muy efectivos, como las mascarillas, aceites o serums enfocados a esto, que suelen contener ingredientes como la vitamina B3, la vitamina C o los AHA.

La combinación de estos productos te hará brillar

Por favor acceder para comentar.